Indianápolis, made in Spain

El circuito de Terramar es una de las maravillas ocultas que todavía se conserva completo en España. Hubo tres semejantes con éstos peraltes, uno en Inglaterra (en Brooklands, Surrey, ahora incompleto) y otro en USA (desparecido). Screen shot 2013-01-23 at 19.52.56Se puede encontrar en Google Earth buscando Terramar-Sitges y un poco tierra adentro en el lugar llamado precisamente Terramar aparece el circuito en forma de riñón construido hace casi un siglo y todavía conserva un aspecto impresionante.

Trescientos días fueron necesarios para llevar a cabo un circuito oval con una pista de dos mil metros de longitud, veinte metros de anchura y cuyo principal atractivo eran los acusados peraltes de las curvas. La mayor obra de ingeniería  en lo que a ocio automovilístico se refería en nuestro país y no fue otro que crear el primer circuito permanente en España con un desorbitado coste para la época de cuatro millones de las antiguas y amadas pesetas.

Screen shot 2013-01-23 at 19.54.47

Antes de su inauguración en 1923, las competiciones automovilísticas se hacían en carreteras abiertas al tráfico.  Me imagino el vacío legal que podria haber en las calles. El genuino circuito de Terramar segundo de Europa en terminarse detrás del circuito italiano de Monza que también se encontraba construcción. Screen shot 2013-01-23 at 19.55.02 

[Sitges_circuit.jpg]

Por fín llego el día de la inauguración, Domingo 28 de Octubre de 1923,  El Gran Premio Penya Rhin, en una carrera pensada para coches de carreras con una cilindrada no superior a los 2000cc y se denominó II G.P España.

barcelona cyclecar_hercules_470

Juan Antonio presentando su flamante Hercules.

Los pilotos rodaron un total de 200 vueltas al cirtuito oval, (unos 400 km), recibiendo una gran aceptación en sus listas de inscripción, creando polémica días antes de la prueba. Lamentablemente todo se quedó en un amago, y los problemas comenzaban a acechar las puertas del circuito recibiendo el día de la carrera con la presencia de tan sólo siete monoplazas. 

Los neumáticos estaban a temperatura ambiente, todo estaba dispuesto para recibir el gran pistoletazo de salida: Divo, Resta y Zborowsky se disputaban el ajetreado y complicado final de carrera llevando a cabo adelantamientos arriesgados e incluso manteniendo contacto, hasta llegar a perder una rueda en plena carrera. 

El ganador de la carrera fue Divo, que después de luchar la primera parte de la carrera con Resta, que llevaba un Sunbeam como el de Divo, pero no sin antes ser superados por el único Miller que había en carrera. Resta era el primero en tener problemas y abandonar, luego, fue Zborowsky que pichaba una rueda de su Miller a siete vueltas del final, dejando la victoria servida a Divo y cruzando la meta a más de un minuto de éste.

Screen shot 2013-01-23 at 19.56.35

Durante los cuatro días que duraba la carrera se celebraban las carreras de hasta 1100cc, en los que también estaban los de 750cc puntuando como distinta categoría. El debacle parecía llegar cuando comenzó a llover de forma espantosa, y los organizadores decidieron parar la carrerar para poder evitar cualquier desgracia venidera.

En ese preciso momento, ya habían sido rodadas 70 vueltas, mientras que los de inferior categoría llevaban 64. Todo fue cancelado y los pilotos seguidos de el escaso público que había en las gradas, abandonaron el cemento del autódromo. 

La carrera se retomó el domingo,  proclamándose vencedor un tal Benoist que pilotaba un monoplaza Salmson. Como dato bizarro y retrógrado remarcar que al finalizar la carrera se llevo a cabo una ceremonia en la mismísima “pelouse” del circuito, debido a que la carrera había comenzado muy temprano (8:34 AM concretamente) así que daba paso a la siguiente categoría: Voiturettes, con una cilindrada de 1500cc, prueba reina con una participación de 10 coches. Entre lo que destacaba el fabricado por Ricart y Perez que fue conducido por Gastón. 300 vueltas/600 km. 

Nada más terminar la carrera, el declive del autódromo comenzó, ya que los fondos recaudados fueron a manos de los constructores, dejando así a los pilotos ganadores con las manos vacías. Por eso la AIACR (Association Internationale des Automobile Club Reconnus) actualmente FIA (Federation Internationales de l´automobile), sancionó al circuito prohibiendo la celebración de futuras carreras.

Por otro lado, los coches de competición estaban aumentando notablemente sus prestaciones y potencia, por lo que el circuito de Sitges, con sus dos kilómetros de longitud, se quedo corto para albergar pruebas con la suficiente dimensión.  

En esta fotografía se puede ver al propio diseñador de coches Ricart pilotando su avioneta en uno de los espectáculos que el público de aquel entónces pudo disfrutar en sus peraltes.

Continuará!

2 comentarios sobre “Indianápolis, made in Spain

  1. creo que carlos Sainz probó un R8 “tocho” en ese circuito … no hace mas de un año … y hay documento gráfico.

    Tiene su punto todo abandonado y tal …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s